LIBERTAD, IGUALDAD Y CONFINAMIENTO

pintando (39)Por Fco. Vírseda García.  Exconsejero CEE

La libertad debe prevalecer sobre la igualdad. Los que consideran la enseñanza como algo privativo, siempre han intentado obstaculizar y coaccionar a la enseñanza de iniciativa social. El sistema educativo para ellos establece el igualitarismo para todos; de ahí que sus representantes políticos hablen siempre de equidad, dejando de lado la referencia a la calidad y a la excelencia educativa. Están obsesionados con el igualitarismo, del que emana la comprensividad, para que todos los alumnos estén sometidos hasta el fin de la enseñanza obligatoria a una rigidez educativa.

Esta es la base de todas las leyes educativas socialistas, a pesar de haber fracasado. La igualdad que defienden no es garantizar la igualdad de oportunidades de todo el alumnado, sea cual sea su nivel de procedencia y su nivel socioeconómico. La igualdad que defienden es no dejarles crecer en libertad hasta donde sus capacidades y su esfuerzo les permitan llegar.

Esta apuesta por la igualdad y no por la libertad, nos lleva a unos resultados penosos: llevamos veinte años en el furgón de cola europeo, con la tasa más alta de abandono escolar temprano.

Esta situación se ha ahondado con la actual pandemia. Con el Decreto de 24 de abril, el Gobierno se ha saltado la Ley educativa en vigor y hasta la Constitución. Ha cedido a las Comunidades autónomas el poder de fijar los criterios de promoción de curso y de titulación, abriendo la puerta a un aprobado general encubierto. Si esta situación se acabara y se recondujera tras la desescalada nos preocuparía menos, pero muchos nos tememos que no sea así. La nueva Ley Celaá es volver a la LOGSE y a la comprensividad, es seguir despreciando a la enseñanza de iniciativa social evitando su expansión, es ahogar la libertad de las familias.

La LOMLOE es una vuelta a la LOE de 2006. Si se lee detenidamente la exposición de motivos, se descubre que predominan los planteamientos ideológicos. La LOMLOE es una ley sectaria que tiene un concepto erróneo de la complementariedad; sólo piensa en la escuela pública. Resulta muy grave que el Ministerio abdique de sus funciones y deje en manos de las Comunidades la búsqueda de soluciones.

La libertad debe prevalecer sobre la igualdad. Los que consideran la enseñanza como algo privativo, siempre han intentado obstaculizar y coaccionar a la enseñanza de iniciativa social. El sistema educativo para ellos establece el igualitarismo para todos; de ahí que sus representantes políticos hablen siempre de equidad, dejando de lado la referencia a la calidad y a la excelencia educativa. Están obsesionados con el igualitarismo, del que emana la comprensividad, para que todos los alumnos estén sometidos hasta el fin de la enseñanza obligatoria a una rigidez educativa.

Comparte:
  • Print
  • email
  • RSS
  • Google Bookmarks
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
  • Digg
  • PDF
Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>